Warning: Use of undefined constant full - assumed 'full' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /homepages/19/d517819135/htdocs/clickandbuilds/ParaGAYS/wp-content/plugins/rss-post-importer/app/classes/front/class-rss-pi-front.php on line 205

Warning: Use of undefined constant full - assumed 'full' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /homepages/19/d517819135/htdocs/clickandbuilds/ParaGAYS/wp-content/plugins/rss-post-importer/app/classes/front/class-rss-pi-front.php on line 258

Gabriel J. Martín: «La homofobia sigue presente y especialmente contra nuestra sexualidad»

Spread the love

Después de enseñarnos querernos a nosotros mismos, a tener relaciones de pareja libres de toxicidad y a sobrevivir en el ambiente, el psicólogo Gabriel J. Martín vuelve a la carga con su cuarto libro, «Gay Sex: Manual sobre sexualidad y autoestima erótica para hombres homosexuales». Está claro que Martín se ha propuesto que vivamos al máximo nuestra orientación sexoafectiva sin ningún tipo de cortapisas.

Hemos hablado con él sobre su nuevo libro y la importancia de que los gais acabemos con todos esos prejuicios que tenemos sobre nuestra sexualidad para que, de una vez, por todas la disfrutemos plenamente. Pónganse cómodos, que allá vamos.

kalcetin.es

Pregunta: Bienaventurados los bienfollados porque ellos traerán La Paz a este mundo. Así arrancas el libro. ¿Acaso tener una actitud más pacífica está relacionado con una vida sexual plena?

Respuesta: (Ríe). Así es, así comienzo el libro. Y justo inmediatamente después de esa aseveración, explico que se trata de una exageración pero que me sirve para exponer como una buena relación con nuestra sexualidad afecta positivamente otros ámbitos de nuestra personalidad y nuestras emociones.

P: Amor por uno mismo, pareja y ahora sexo. ¿Qué nos aporta este tercer manual respecto a los dos anteriores?

R: Lo dices muy bien, mi obra empieza a cobrar estructura y ahora que ya he tratado en libros anteriores los problemas de autoestima y cómo nos relacionamos afectivamente con los demás, puedo hablar de nuestras relaciones sexuales así como de la relación que todos nosotros tenemos con nuestra propia sexualidad. “Gay Sex” habla de sexo pero sobre todo de autoestima erótica, de cómo nos valoramos a nosotros mismos a la hora de tener sexo y cómo eso influye en la satisfacción con nuestra sexualidad.

P: Ahora que ya hemos entendido lo que es la homofobia interiorizada, toca aprender sobre la sexofobia interiorizada. ¿De qué se trata?

R: La sexofobia es un constructo similar al de la homofobia interiorizada y también hace referencia a cómo el haber incorporado, a lo largo de nuestro proceso educativo, los prejuicios contra la sexualidad, ahora juegan en contra nuestra y nos generan conflicto con nuestros propios deseos y con el modo en que nos relacionamos sexualmente. Nuestra cultura nos ha enseñado a tener una mala relación con la sexualidad y necesitamos desaprender lo aprendido para poder empezar a disfrutarla.

Es muy bueno haberse trabajado la autoestima erótica antes de tener relaciones sexuales, quitarnos de encima ideas erróneas y mitos, darnos cuenta de nuestro enorme potencial erótico.

P: ¿Qué claves nos puedes dar para empezar a combatirla?

R: Información, información y mucha más información. Es fundamental entender que nuestra cultura ha creado una serie de mitos y de ideas erróneas sobre la sexualidad. El siguiente paso es entender cómo hemos interiorizado esas ideas erróneas y cómo nos afectan. Después las sustituiremos por ideas basadas en la evidencia científica, mucho más constructivas, y que nos ayudan a tener una mejor valoración de nuestra capacidad de sentir y proporciona placer. Finalmente, con muchos miedos menos, lo que toca es atrevernos a practicar y disfrutar.

P: Otro concepto que abordas es el de la autoestima erótica. ¿Qué importancia tiene a la hora de mantener relaciones sexuales satisfactorias?

R: Si no toda, gran parte de nuestra sexualidad está influida por cómo nos vemos a nosotros mismos en ese terreno. La autoestima erótica se refiere a cómo nos evaluamos y a cuánto confiamos en que somos buenos amantes y atractivos para los demás. “¿Soy atractivo? ¿Tengo buena polla? ¿La chupo bien? ¿Soy comunicativo? ¿Me gusta sorprender?”. Todos los mitos y todos los prejuicios sobre el cuerpo nos afectan y nos hacen sentir inseguros a la hora de mantener relaciones sexuales (por ejemplo: “si no tengo la polla de 20 cm no puedo ser un buen activo”). Es muy bueno haberse trabajado la autoestima erótica antes de tener relaciones sexuales, quitarnos de encima ideas erróneas y mitos, darnos cuenta de nuestro enorme potencial erótico, dejar atrás nuestros miedos a no ser suficientemente buenos.

P: Hablando claro, ¿qué es follar bien?

R: Respondiendo brevemente, follar bien es comunicarse bien. Primero puntualicemos que por “follar” no me refiero solamente a la penetración, sino a todo lo que tiene que ver con despertar sensaciones eróticas y eso va mucho más allá del meterla. Lo fundamental es conectar con el otro, ser capaces de dialogar eróticamente con él, leer sus emociones y transmitirle las nuestras, establecer un diálogo entre nuestros cuerpos y nuestros morbos de forma que construyamos juntos un relato de placer. Si no permitimos que el otro nos conozca, si no nos molestamos en leer al otro, la relaciones sexuales se convierten en un intercambio de monólogos.

P: Dices que las pollas grandes no dan más placer, pero lo tíos pollones, sí. ¿Podrías explicarlo?

R: (Ríe). Veo que te han hecho gracia las bromas cómplices que gasto a mis lectores. En el capítulo sobre la autoestima erótica hablo de las inseguridades asociadas al tamaño de la polla y explico que muchos hombres se sienten inseguros porque no tienen una herramienta gigante como las del porno. Contrariamente y precisamente a causa de estos mitos sobre el tamaño y el placer, muchos de los que la tienen grande se sienten tan seguros de sí mismos que, simplemente por eso, resultan muy osados y creativos a la hora de follar. Y es esta osadía y creatividad lo que los convierte en buenos amantes, no el tamaño de su polla (que resulta irrelevante para el placer). Aunque también es cierto que los hay muy pollones que apenas saben conectar con el otro y hombres con pollas en la media (o por debajo) que son auténticos dioses del sexo. De nuevo lo que importa, es la confianza en uno mismo y el conectar con la sexualidad del otro, eso es lo que de verdad nos hace buenos amantes.

P: Una frase que me guardo del libro es ‘El buen sexo siempre es sexo con personalidad’. ¿A qué te refieres?

R: A que el sexo, la sexualidad, es una de las dimensiones del ser humano y que tiene mucho que ver con nuestra personalidad. Pero también a que el sexo es un ejercicio de transparencia con el otro, donde nos mostramos tal y como somos y permitimos que el otro conozca nuestros morbos y deseos. De esa forma, a la hora de tener sexo, aportamos nuestra personalidad a ese diálogo erótico que mantenemos con el otro. Si tu personalidad no está presente, si no te permites mostrarte tal como tú eres o resulta que el otro tampoco lo hace, al final no estaremos más que ”follando de oído”, repitiendo los guiones del porno, repitiendo estereotipos. El sexo, el buen sexo, siempre es diferente y único precisamente porque ponemos nuestra personalidad en cada polvo que echamos.

P: Y otra frase que me ha encantado: “Excepto contra los maricas que follan en pareja y en la postura del misionero, hay prejuicios contra casi todo lo que tenga que ver con nuestra sexualidad”.

R: La homofobia sigue presente en nuestro entorno y especialmente contra nuestra sexualidad. Pero también somos conscientes de que los homófobos son menos prejuiciosos con aquellos que encajan en el antiguo modelo heteronormativo de “vida en pareja y sexualidad poco exuberante”. A eso me refiero, a que, de nuestras prácticas sexuales, las que reciben menos carga negativa son aquellas que se asemejan a cómo follan los del Opus pero que sobre el resto de prácticas… ¡sobre el resto no cesan de llover prejuicios!

Los homófobos son menos prejuiciosos con aquellos que encajan en el antiguo modelo heteronormativo de “vida en pareja y sexualidad poco exuberante”.

P: ¿En qué grado es posible que la pluma resulte más atractiva a medida que vayamos trabajando la plumofobia?

R: En realidad, no se trata de erotizar nada. El deseo siempre es muy subjetivo. El problema es que nos han enseñado a tenerle aversión a la pluma, a que se convierta en un desinhibidor sexual. A medida que vayamos trabajándonos la plumofobia, la encontraremos cada vez menos desagradable, le daremos más importancia a los aspectos que realmente la tienen (como por ejemplo la personalidad, su atractivo o el morbo con el que el otro folla) y su pluma pasará a ser algo irrelevante. El objetivo no es convertir la pluma en un fetiche sino en que deje de ser un motivo de rechazo (que es lo que parece según lo que algunos escriben en aplicaciones como Grindr).

P: Para terminar, ¿qué dirías a todos esos gais que sienten culpa o vergüenza por sus gustos sexuales y no se atreven a disfrutar plenamente del sexo?

R: (Se ríe a carcajadas) ¡Que se lean mi libro! Allí podrán comprobar que la vergüenza proviene de la educación homofóbica y sexofóbica que hemos recibido. Y también encontrarán argumentos de sobra para rebatir todos esos prejuicios y aprender a conectar con su naturaleza sexual. Espero que me dediquen algunos de los buenos polvos que van a echar a partir de entonces (guiño).

Sitio oficial | Gay Sex – Roca Editorial

En Ambiente G | Gabriel J. Martín

Comprar el libro | Gay Sex

window._taboola = window._taboola || [];
_taboola.push({
mode: ‘thumbnails-a’,
container: ‘taboola-below-article-thumbnails’,
placement: ‘Below Article Thumbnails’,
target_type: ‘mix’
});

La entrada Gabriel J. Martín: «La homofobia sigue presente y especialmente contra nuestra sexualidad» aparece primero en Ambiente G.


Source: AmbienteG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *