Warning: Use of undefined constant full - assumed 'full' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /homepages/19/d517819135/htdocs/clickandbuilds/ParaGAYS/wp-content/plugins/rss-post-importer/app/classes/front/class-rss-pi-front.php on line 205

Warning: Use of undefined constant full - assumed 'full' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /homepages/19/d517819135/htdocs/clickandbuilds/ParaGAYS/wp-content/plugins/rss-post-importer/app/classes/front/class-rss-pi-front.php on line 258

Hace cuarenta años la homosexualidad dejó de ser delito en España: "Éramos la escoria de la escoria"

ÓSCAR GUTIÉRREZ

El activista homosexual Antoni Ruiz

El pasado miércoles 26 se cumplieron cuarenta años desde que la homosexualidad dejo de ser delito en España. Entonces, allá por 1978, en los inicios de la democracia española se modificó la ley franquista de Peligrosidad y Rehabilitación Social que supuso que formar parte del colectivo LGBT dejara de ser delito en España. Antoni Ruiz, fue una de las víctimas de esta legislación, con 17 años acabó encarcelado y violado por ser gay.

¿Qué recuerda de ese día, hace cuarenta años, cuando la homosexualidad dejo de ser delito?
La alegría, porque aunque yo saliera en el 76, había compañeras que seguían allí. La ley les afectaba y había que ponerles en libertad.

¿Recuerda la salida de esas compañeras que estaban en la cárcel?
Claro que la recuerdo. La mayoría no llegaron a ver el matrimonio homosexual o el reconocimiento de que el Estado les pidiera perdón.

¿Qué había supuesto esta ley para el colectivo LGBT durante el franquismo?
La represión, palizas y la discriminación absoluta. Nos avocó a hacer trabajos infames como la prostitución como a mis compañeras transexuales. Nos obligó a marcharnos de nuestros pueblos a más de 100 kilómetros. Por ello cuando esta represión fascista, en comunión con la Iglesia acabó, nos dio algo de esperanza.

¿Cómo era la vida para ustedes entonces?
Era clandestinidad total, cuando quedamos no lo podía saber nadie aunque había lugares públicos donde antes ligábamos. Era una represión enorme, no hacían más que vigilar a homosexuales entonces.

¿Qué trato tenían dentro de la cárcel cuándo les encarcelaban por su condición sexual?
Teníamos el peor trato, éramos la escoria de la escoria. Cuando entraba un homosexual en la prisión, los guardias se encargaban de hacerlo público ante personas que eran asesinos o delincuentes. Era una historia muy amarga. Ahora por suerte ya hablamos sobre ello, pero hay que dejar claro que hay que educar en la igualdad, en el respeto y en la diversidad.

¿Cómo fue su propia experiencia?
Me reafirmó en mi homosexualidad, una vez cumplí el año de destierro cuando volví a Valencia, empecé mi activismo, no político, simplemente era porque nos veíamos como seres humanos.

Dentro de su activismo llegaron a protagonizar a partir del 77 las primeras marchas del Orgullo a pesar de que estaban prohibidas. ¿Cómo recuerda esos días?
Yo participé en la de Barcelona y la de Valencia, que fueron las primeras que se hicieron. Ahí había grandes activistas como Jordi Petit. Fueron días maravillosos, ver a mis compañeras transexuales delante, recibiendo más palos que las mulas y ver compañeros que se retiraban. Coreábamos lemas como «no nos mires, únete» o «libertad». Ahí es cuando vi yo que se estaba germinando algo en España.


Source: 20 minutos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *