La nueva vida de Cafetería Santander tras 52 años en Alonso Martínez

Hace poco más de una semana aparecía un cartel en el mítico establecimiento de la esquina de la plaza de Santa Bárbara con Sagasta en Alonso Martínez. La Cafetería Santander anunciaba el cierre del local tras 52 años abierto, daba las gracias a sus clientes y pedía disculpas si en algún momento se «dejó de hacer algo por alguien».

El enorme local con entrada justo en el esquinazo de la plaza de Santa Bárbara con la calle Sagasta llevaba abierto desde el año 1967, y al entrar en él parecía que llevase igual desde los años 70. Eso no quita que sea uno de los iconos de la zona para cualquier madrileño o lugareño afincado en la capital, que seguramente en más de una ocasión quedó con sus amigos en esa esquina como punto de referencia o se tomó sus típicas barritas de desayuno o algún pincho de tortilla.

Los propietarios achacan el cierre a los cambios de normativa para las terrazas que les ha hecho pasar de 63 plazas a tan solo 13. Algo que ha hecho reducir sus ingresos y hace inviable su continuidad según relata Carmela, hija del fundador y trabajadora del local desde 1977, en diferentes medios.

Tras la decisión del cierre, la nieta de la propia Carmela decidió pegar unos carteles en los cristales del establecimiento, que han servido de espacio para que los vecinos y habituales del local dejasen sus mensajes como ya ocurrió con el cierre del mítico Café Comercial de la vecina glorieta de Bilbao.

Así se va otro pedacito de la historia popular del siglo XX del barrio de Justicia y de Madrid. En su interior instaló su «oficina» un cliente poco bienvenido pero al que no se echó nunca, como fue Jon Idigoras, dirigente histórico de HB. Un local que fue escenario de películas como “Perfectos desconocidos”, del videoclip «Lágrimas de plástico azul» de Sabina o que vio como uno de sus sandwiches con patatas era protagonista  junto a Carmen Maura en «La Comunidad».

A partir de comienzos del 2020 reabrirá sus puertas y parece que no será una franquicia la que lo hará, como temían muchos de los habituales de la zona. Los empresarios cántabros Paco Quirós y Carlos Crespo han adquirido el local y pretenden que mantenga su nombre de Cafetería Santander manteniendo su esencia y convirtiéndose en la «la primera cafetería de Madrid puesta al día». Habrá que esperar a los primeros compases de 2020 para comprobarlo, aunque sin duda muchos echarán de menos ese aire a los años 70 que se respiraba al entrar al ya histórico local de Alonso Martínez.

 

 


Source: SomosChueca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *